Mimar los detalles, trabajar cómo se comportan los elementos de la interfaz entre sí, definirlos al píxel…

todo para crear experiencias inolvidables e irrepetibles.

El diseño de interacción se ocupa de los verbos más que de las formas, del cómo se hace más que de la apariencia. Las siguientes son áreas relativas al Diseño de Interacción en las que trabajo al diseñar productos digitales:

 

usabilidad-sonrisaUsabilidad

Definir correctamente affordances que muestren al usuario cómo se utiliza el producto de  manera natural, basarse en patrones de diseño de interfaces conocidos y comunes en la Web, trabajar la consistencia de los elementos de la interfaz, su claridad visual, hablar el lenguaje de las personas cuidando al máximo los copys, lograr que el producto pueda ser usado con la mayor eficiencia y eficacia posibles para cumplir con los objetivos para los que fue concebido.

 

flujos-navegacionFlujos de navegación

Analizar los servicios del producto digital, estudiar los flujos de las operativas de los procesos y realizar un proceso de reingenieria, rediseño y optimización de los mismos. El objetivo: asegurar que los usuarios puedan ejecutar las tareas de las operativas y utilizar la app, el sitio o el producto con la máxima eficacia.

 

interaccion-manos-tabletInteracción

El desarrollo de un producto digital no sólo se basa en la interfaz. El cómo responde y cómo se comportan los elementos de una manera natural y predecible son la clave del diseño de las grandes interacciones. Definir las transiciones y animaciones de los elementos de la interfaz cuando se tocan, cuando se clican sobre ellos son algunos de los aspectos de mi trabajo.